LA CIRUGÍA FINANCIERA DE UN GOBIERNO QUE TENDRÁ QUE ATAJAR PENALES

  • 3 Meses ago

Pese a que la macroeconomía está atada con alambre y las reservas del Banco Central están vacías, el mercado vivió una semana de euforia y rally, sólo alentado por la expectativa de un gobierno pro mercado encabezado por Javier Milei. Fue justamente el presidente electo el que dio tres certezas: Argentina pagará los compromisos de deuda, habrá un durísimo ajuste fiscal, y la dolarización fue freezada hasta nuevo aviso.

El Merval cerró en u$s 991 dólares, la cifra más alta desde 2018, con ganancias extraordinarias en Wall Street y la plaza local.

Los bonos, en tanto, también tuvieron una semana alcista, con el AL30D trepando 19% en solo cuatro ruedas.

Si bien los dólares financieros y los contratos a futuro treparon inicialmente, se moderaron el viernes, tras el «empoderamiento» de Luis Toto Caputo, quien parece erigirse como el cerebro detrás de la cirugía financiera que aplicará Milei desde el 10 de diciembre. ¿Sin dolarización, hay posibilidad de previsibilidad cambiaria?

En su reunión con banqueros el viernes por la tarde, Caputo dio algunas pistas: la solución al «problema de las Leliq» no será compulsiva, sino voluntaria. Podrían ser reemplazadas por otro instrumento financiero que absorba a los pesos. A los representantes de los bancos, encabezados por Javier Bolzico, titular de Adeba, y Jorge Brito, presidente de Banco Macro, les parecieron «racionales» las ideas del «Messi de las finanzas», como una vez lo llamó Marcos Peña.

Pero el mercado, como siempre, quiere ver para creer. Milei enfrentará un Congreso opositor, tendrá que soportar calles convulsionadas ante el ajuste que se viene, navegar entre las internas que ya se adivinan entre libertarios y macristas, y, al mismo tiempo, impulsar reformas económicas postergadas hace, al menos, 12 años.

«Ningún político profesional haría esas reformas. Porque todos saben que el que lo hace, se tiene que ir», explica un consultor.

De tradicional, Milei no tiene ni un pelo. Tal vez por eso se animó a sentarse en la silla eléctrica. El partido que empezó a jugar es largo y se juega en una cancha inclinada. ¿Atajará todos los penales quien supo ser arquero de Chacarita?

El Cronista

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.